Las redes sociales no sirven para vender pero sí para convencer
» » Las redes sociales no sirven para vender pero sí para convencer

Las redes sociales no sirven para vender pero sí para convencer

Nos encontramos este día con un artículo que más claro… imposible transmitir esa filosofía que siempre hemos defendido al momento de pensar en estrategias con nuestros clientes, por lo que consideramos compartirlo con ustedes tal cual apareció hoy en PuroMarketing.com.

Fuente: http://www.puromarketing.com/42/18930/redes-sociales-sirven-para-vender-pero-para-convencer.html

Las redes sociales no sirven para vender pero sí para convencer

Las redes sociales no son un medio de venta online, sino un canal donde la marca puede acercarse y conquistar al consumidor en base a propuestas y acciones que capten su atención y le motiven para querer saber más.

La estrategia en Social Media de una empresa no pasa por centrarse en hablar de las bondades del producto, sino por mostrar el lado más atractivo, original y creativo de la marca. Hay formas de dar a conocer un producto, y crear experiencias en torno a él, de tal modo que sea el cliente quien desee tenerlo cerca. Un potencial que Pinterest ha sabido hacerlo como nadie. su gran atractivo visual y facilidad de uso la han convertido en una herramienta imprescindible para mostrar el lado más especial de la marca y sus creaciones.

En septiembre los datos de Business Insider nos mostraban cómo la web visual se ha posicionado por encima del resto de contenido. De ahí el éxito de plataformas como Pinterest, Tumblr o Instagram. Se trata de grandes escaparates online, donde los usuarios pueden encontrar aquella información que les interesa, a golpe de vista. Un medio que ha conseguido cambiar el modo en que los clientes descubren nuevos productos e interactúan con ellos; modificando incluso su forma de comprar onlien. El 63% de los consumidores tiene previsto utilizar los catálogos online a la hora de comprar, y un 35% reconoce que utiliza Pinterest a la hora de planificar sus compras. Esto ha llevado a muchas empresas a adaptar su estrategia a esta nueva forma de mostrar el contenido. Así, según recoge el Specialty Retail Report, el 90% de los retailers en Estados Unidos tiene cuenta en Instagram y Pinterest.

De este modo, las redes sociales se han posicionado como una fuente de influencia de primer nivel para las mujeres a la hora de comprar, especialmente en el caso de moda y complementos. Según el estudio de Edison Research, Las redes sociales rivalizan con los blogs de moda cuando se trata de tomar decisiones de compra. Así, el 33% de las encuestadas recurre a Facebook a la hora de tomar sus decisiones de compra, junto con el 31% de quienes buscan ropa para ocasiones especiales y un 30% de quienes buscan ropa para uso profesional. Pinterest es la segunda red en orden de influencia; un papel especialmente importante a la hora de comprar modelitos para esos eventos especiales (28%). Por su parte, los blogs de moda apenas consiguen superar a las redes sociales, en el caso este tipo de compras, marcando una distancia máxima de un 5% en el caso de la ropa para momentos especiales.

Por tanto, las redes sociales no actúan como un canal de ventas, sino más bien una fuente de inspiración y un lugar donde estrechar el vínculo con la marca. Estos canales se sitúan al principio del embudo de ventas, y han de ser capaces de ejercer de hilo conductor durante todo el proceso.

Un comportamiento que ha hecho a los grandes del ecommerce girar su estrategia de ventas en torno a este hábito. Así, una de las principales cualidades de Amazon es su capacidad para mostrar el producto, desde todos los ángulos posibles, basando en el poder de la imagen su gran argumento de ventas.

Las redes sociales ya son omnipresentes para los consumidores; un hábito que las marcas han de integrar, con el fin de formar parte de la experiencia de usuario. De este modo, sabrán cuándo y cómo tienen que actuar y, más importante si cabe: estarán ahí cuando el cliente lo necesite. En la fase más decisiva, la que determina su satisfacción total y permite avanzar en el complejo camino de la fidelización.